diumenge, 17 de juliol de 2011

Árbol

Ay del verdugo que amputó mis brazos
del espectador que miró hacia otro lado
para no ser rociado por mí sangre.
Ay de ustedes, limpiadores de tronos
pues llegó la primavera.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada