dilluns, 8 d’agost de 2011

Salmo

Bienaventurados los hijos de la tierra
que celebran la llegada de las rosas.

Bienaventurados los poetas
que cambian las palabras y las resucitan.

Bienaventurados los espejos
que devuelven tu mirada hacia mi pecho.

Bienaventurados los amigos
que no hacen preguntas en las despedidas.

Bienaventurados el loco, el pesimista y los ausentes
que saben disfrazar los olores del silencio.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada